19 noviembre 2015

García de Sola, la presa de Puerto Peña

Pasión, sentimiento y sensibilidad son estados de ánimo que pocos dirían que puedan ser provocados por una gran infraestructura. Al leer la entrada que hoy nos ofrece Antonio García, se evidencia que Puerto Peña es su vida, que tiene la fortuna de trabajar en algo que le fascina y que la inspiración, como elemento que favorece la creatividad con tintes de sensibilidad, también está a disposición de los que nos dedicamos a las grandes obras públicas.

La presa de García de Sola, por carecer de un acto formal de inauguración, no tiene una fecha oficial de terminación de obras. Es por ello que en algunos documentos aparece como fecha de finalización el año 1962, a pesar de que durante varios años después se acometieron diversas actuaciones de accesos, reposición de servicios afectados, grupos de producción hidroeléctrica, etc.

El autor del post de hoy toma como referencia, de puesta en servicio de la presa en cuestión, el año 1965. Según traslada el propio autor, fue ese año el que los padres de la criatura, Don Juan de Florez y Amo y Don Antonio Lanseros Agudo, consideraron como inicio de la explotación.

Medio siglo de la presa de García de Sola (... con permiso, presa de Puerto Peña)



En este 2.015 que va a terminar se cumplen 50 años de la terminación de las obras de la presa de Puerto Peña, que por cierto, hasta este año pasado, no sabía el por qué se le llamó después García de Sola. 

Desde sus comienzos constructivos se le dio el nombre del paraje donde está enclavada la presa: “Puerto Peña”, y es que alguien quiso que el nombre del primer presidente del Plan Badajoz e Ingeniero de Caminos, Director General de Obras Hidráulicas, D. Francisco García de Sola, quedara tallado en la memoria para siempre.

Aparecí por estas tierras un 18 de Octubre de 1.967, con 19 años, de una de las zonas más bonitas de España: La Vera. Comencé a trabajar en Agromán, contrata de construcción de la presa, cuando ya se estaban dando las últimas pinceladas de obra: accesos a la presa, señalizaciones, urbanizaciones, etc. Ya por estas fechas su nombre oficial era Presa García de Sola. 

18 junio 2015

Presos y presas (de embalse)



La coincidencia en las pasadas fechas de diversas situaciones pluviométricamente interesantes en una parte importante del territorio nacional ha vuelto a poner de manifiesto, en mi humilde opinión, el importante y poco reconocido papel que el colectivo de presas (de embalse) español juega en la gestión del agua. 

Aún no se han silenciado los ecos del (pen)último episodio de sequía (de hecho, casi vigente en algunos lugares), en cuyas actuaciones paliativas las presas jugaron un papel fundamental, cuando ahora hemos vuelto a solicitar su colaboración (esta vez para todo lo contrario). 

Todo esto se produce además en un marco en el que existen no pocos detractores de estas obras que justifican su opción antipresista con diversos y bien alimentados argumentos. 

Las presas en nuestro país se encuentran desde hace ya mucho tiempo sometidas a sospecha. Es más, yo creo que se encuentran encarceladas, es decir, presas, aunque lo estén en una prisión especial que a mí me recuerda la de aquella sección tan celebrada de ese semanario cachondo e impagable que fue La Codorniz y que se llamaba “La Cárcel de Papel”*

29 mayo 2015

Sequías, trasvases y normalidad



En el maremágnum electoral que nos ha ocupado durante las últimas semanas, han pasado totalmente desapercibidas dos cuestiones que, si embargo, han tenido y tienen una importancia capital desde el punto de vista de la vertebración territorial de este país (antes llamado España).

La primera de las cuestiones es que ha sido necesario declarar el estado de sequía en dos de las demarcaciones hidrográficas en las que estamos organizados (concretamente las del Júcar y Segura).

22 mayo 2015

Mirada 14. Obras, naturaleza ...

La nueva mirada que hoy publicamos reflexiona sobre el encaje de las obras del hombre sobre la naturaleza y lo relativo de su capacidad de modificarla a largo plazo. A veces nos creemos con más poderío que el que realmente nos ha sido asignado en ese reparto de roles

14. La Serena y el cambio climático


Mis recuerdos de la década de los 80 y los inicios de 1990, cuando se está construyendo la presa de La Serena, la mayor de la península ibérica en esos momentos (luego es superada por la portuguesa de Alqueva, también sobre la misma cuenca hidrográfica del Guadiana), son muchos y se me agolpan, algunos nítidamente, otros de forma más vaga, porque durante la fase constructiva fui a visitarla varias veces, ya que solía pescar con caña en los embalses de Orellana y Zújar.

Ahora bien, una de las dudas que me más me asaltaba, tras oir las críticas de algunos ecologistas (que luego repitieron con más intensidad en la ejecución de las obras del Alqueva), era que si verdaderamente se iría a llenar alguna vez un embalse cuya capacidad prevista era superior a los 3.000 Hm3.

15 mayo 2015

En la bicicleta del blondín. Por Jorge Soubrier


O del andarivel que dicen los ingenieros más clásicos, ya que lo de blondín ni siquiera lo consideran en el DRAE. En la construcción de la presa de La Serena consistía en una rampa inclinada de casi 200 metros de longitud magníficamente anclada al macizo rocoso, con dos carros que se movían sobre un carril en el cerro de la margen derecha y un punto fijo sobre una enorme torre metálica situado en lo más alto del cerro del estribo izquierdo. Unos cables los unían para cargar los cazos de hormigón y llevarlos con gran precisión y rapidez al bloque que lo demandaba. Los dos cables, los dos cazos (unas 20 Tm cada uno), trabajaban continuamente, 24 horas al día y colocando el hormigón, poco más de un millón de metros cúbicos, en poco más de un año. Pocos años antes se habían hecho más de 40 sondeos con extracción de testigo continuo y muchos otros estudios hasta la redacción del proyecto. Y antes trabajaron decenas de personas otros dos años preparando todas las instalaciones que permitirían levantar la presa. La administración, la CHG, había logrado colar a Choni, mi cuñada, de espía, de Secretaria del Director Gerente y del Jefe de Obras sin que ellos lo supieran (no fue así pero lo llegaron a pensar).