30 septiembre 2014

Las presas no son eternas

En ocasiones, circunstancias de diversa índole llevan a tomar la decisión de demoler una presa, como es el caso de la de Robledo de Chavela, con el objetivo de retornar a las condiciones previas a la construcción de la misma. Que no de devolver a la situación original, como se puede leer en algunos foros. El origen queda un tanto lejano y no hay evidencias que indiquen que es el mejor de los estados.

NOTICIA:

Derribada la presa de Robledo de Chavela (Madrid), sobre el río Cofio, la más alta desmantelada en España con casi 23 metros de altura

Se han empleado 1,2 toneladas de explosivos en la voladura, que forma parte del proceso de eliminación de la presa y de la renaturalización de todo su entorno.

La presa, que abastecía a Robledo de Chavela desde finales de los 60, dejó de utilizarse en 1990.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Tajo, ha derribado hoy la presa de Robledo de Chavela (Comunidad de Madrid), sobre el río Cofio, la más alta que se va a poner fuera de servicio en España con 22,7 metros de altura sobre cimientos, 60 metros de longitud de coronación, 9.000 metros cúbicos de hormigón construidos y 220.000 metros cúbicos de volumen de embalse.

Esta voladura, para la que se han empleado 1,2 toneladas de explosivo, forma parte del proceso de eliminación de la presa y de renaturalización de todo el entorno de esta infraestructura hidráulica que abastecía a Robledo de Chavela desde finales de la década de los 60, pero que dejó de utilizarse en 1990. En 2012 se produjo una fuga de sedimentos y se procedió a su vaciado controlado.

Así, como parte de este proceso hasta retornar la zona al estado natural previo a la construcción de la presa, primero se vació el embalse, se eliminaron sus sedimentos y se restauró el río. Después se capturaron y trasladaron unos 4.500 peces autóctonos (barbos y bogas), se recogieron y transportaron 50.000 metros cúbicos de sedimentos, y se plantaron más de 4.600 ejemplares de especies autóctonas.

Ahora, tras la voladura de la presa, se procederá a continuar renaturalizando todo el entorno, que forma parte de una de las cinco zonas clasificadas como Zona de Especial Conservación (ZEC) en la Comunidad de Madrid. Toda la actuación de derribo y adecuación del entorno cuenta con un presupuesto de 1,5 millones de euros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario