03 febrero 2015

Una forma inteligente de ordenar el territorio cumple 25 años

Como es conocido por nuestros lectores, el 2 de febrero se han cumplido 25 años de la inauguración de La Serena. Sólo El Periódico Extremadura se ha hecho eco de tal efeméride, además de con la publicación ya mencionada en nuestro blog, La Serena, 25 años de vida , el diario publicó el mismo día del aniversario un artículo de Francisco Barbancho que compartimos a continuación con todos vosotros.


Artículo publicado en El Periódico Extremadura el 02/02/15

Hace ahora cinco años publicamos un artículo que glosaba de manera resumida las cifras habidas en el proceso de operación y explotación de la presa y embalse de La Serena, que cumplían en ese momento dos décadas de explotación. Aunque en este tema un lustro sea apenas un soplo de tiempo, el apego que tenemos a certificar ciertas conmemoraciones (en este caso las llamadas bodas de plata) hace que nos hayamos planteado un aggiornamento de las estadísticas de las que hasta entonces se disponía. Para aligerar la literatura y en aras de la claridad comparativa, hemos elaborado la tabla adjunta.
Como puede verse, debido a las circunstancias naturales de los 5 últimos años, se ha intensificado la función laminadora del embalse. El incremento de aportación media en estos años ocasiona una situación del embalse más lleno y por tanto una mayor evaporación.

Un efecto adverso que se produce trabajando con esas cotas más altas es que resulta imposible gestionar las crecidas sin producir vertidos, aunque claramente se aprecia la gran disminución de los caudales salientes frente a los entrantes. Vemos que no es extraño que haya años en los que se produce una laminación "perfecta", es decir, que no se acuse la crecida (y por ende sus efectos negativos) aguas abajo. Esta circunstancia puede tener un efecto secundario pernicioso y es que nos olvidemos de que los ríos tienen épocas frecuentes de aguas altas y muy altas. Si consideramos que, debido a las restricciones presupuestarias no se han producido inversiones adicionales significativas en los 5 últimos años (es decir el coste marginal de estos cinco años ha sido prácticamente nulo) deberemos reconocer que La Serena ha alcanzado ya una rentabilidad económica que ya querrían para sí otro tipo de actuaciones a veces más publicitadas.

El coste total de la implantación, como ya se indicaba en el artículo de 2010, fue del orden de los 15.000 millones de pesetas de la época, que son menos de 200 millones de euros (como imprecisamente se decía en ese artículo), pero también menos de 100 millones de euros (casi la cuarta parte de lo que cuesta una termosolar de última generación). Una vez transcurrido ese cuarto de siglo otra de las reflexiones que cabría hacer se centra en el tema ambiental. Sin ánimo de polemizar, creo que resulta evidente que el resultado ambiental de la transformación que supuso la implantación del embalse ha sido muy positivo y la prueba de ese hecho es que resultaría inimaginable que se planteara la eliminación de la presa dada la catástrofe que ello supondría para los nuevos ecosistemas creados.

Los valores ambientales creados superan con creces, a mi juicio y al de otros muchos profesionales de estos temas, los preexistentes que fueron indudablemente afectados. En resumidas cuentas, resulta difícil encontrar un epígrafe en el que se puedan discutir las ventajas que ha supuesto su construcción, lo que justifica el uso del eslogan que hemos acuñado para referirnos a esta realización humana y que titula estas líneas. Feliz vigésimo quinto cumpleaños a la presa de La Serena.



La Serena. Datos Generales.
Situación
Rio Zújar (Guadiana). T.T.M.M. Castuera y Esparragosa de Lares (Badajoz)
Tipología
Presa de Gravedad. Hormigón. Planta recta
Altura sobre cimientos
91 m.
Volumen de hormigón
1.108.000 m3
Capacidad de embalse
3.219 hm3
Superficie de embalse
14.000 Ha
Comparativa periodos 20 años (1990 – 2010) y 25 años
Parámetro analizado
Valor 20 años
Media anual
Valor 25 años
Media anual
Aportación acumulada (Hm3)
11.317
566
15.436
617
Frecuencia de  llenado
1 cada 3,5 años

1 cada 3

Desembalse para usos acumulado (Hm3)
5.920
296
7.335
293
Vertido crecidas acum. (Hm3)
267
13
1.995
80
Prod. electrica acum (Gwh) *Comienza en el año 96
365
24
530
27
Máximo nivel alcanzado (Hm3)
3.061

3.192

Máximo nivel alcanzado (Hm3)
05/04/2004

02/04/2013

Evap. total acumulada (Hm3)
2.465 
123 
3.604 
144 
Crecidas y coef. reductor

3

6

1996
∞ (1412 a 0)
1996
∞ (1412 a 0)

1997
∞(1744 a 0)
1997
∞(1744 a 0)

2004
∞ (780 a 0)
2004
∞ (780 a 0)



2010
5 (1500 a 300)



2013
2,28 (3200 a 1200)



2014
3,34 (580 a 180)





Sequías Paliadas
3

3


1988-89

1988-89


1991-96

1991-96


2005-09

2005-09

1 comentario:

  1. Por si no fuera pequeño el papel de las presas en las situaciones de sequía, de crecidas o en la gestión ordinaria de los recursos hídricos para todo tipo de usos, Francisco Barbancho expone un argumento poco conocido o divulgado que justifica por sí solo la construcción de La Serena, ya que engloba todos los demás: una forma inteligente de ordenar el territorio.

    Las 12 Miradas publicadas hasta el momento (lo mejor es que aún quedan 13) reflejan la participación de todos los sectores de la sociedad en las distintas fases del proyecto, la ejecución y la explotación de La Serena. No hay discrepancias en reconocer el acierto de esta infraestructura y en lo que significa para Extremadura. No es habitual que los medios de comunicación hablen bien de las presas y es de agradecer que lo hagan (aunque sólo sea un periódico y para una presa). Cuando en estos días todos los telediarios muestran el Ebro llegando a las puertas del Pilar o anegando los campos de la ribera, con los curiosos observando la crecida desde el puente de Santiago, no se sabe o no se dice que sin una gestión correcta de las presas de los afluentes (las de Yesa, Itoiz, etc.) esos curiosos no hubieran podido acceder al puente. Cambiemos Zaragoza por Badajoz y las presas de la cuenca del Ebro por La Serena y demás grandes presas de la cuenca del Guadiana y tendremos situaciones similares vividas en Extremadura en los últimos años.

    Un apunte final, volviendo a las imágenes del Ebro (la tierra adoptiva engancha). Imaginemos 25 días y 25 noches pasando constantemente el mismo caudal de estos días: 1500 m3/seg. Toda esa cantidad de agua es lo que almacena La Serena.

    ResponderEliminar